EL BANCO SOMOS TODAS, TAMBIÉN LA MANADA

EL BANCO SOMOS TODAS, TAMBIÉN LA MANADA

A continuación os dejamos un texto que nos ha llegado a partir de la
criminalización de las padres y madres que el domingo 29 participaron del
BabyBloc con sus criaturas.
¡En la lucha por el Banco Expropiado, hay lugar para todo el mundo!

Este días hemos visto cómo desde los medios de comunicación y las redes
sociales se criticaba duramente, y en algún caso se pedía inclús la
intervención de la fiscalía del menor, ante la participación de nuestros
hijos e hijas en las movilizaciones solidarias con el Banc Expropiat. Como
madres y padres participantes o solidarias con el Banc Expropiat, queremos
dar respuesta a las acusaciones que nos han dirigido estos días.

Como madres y padres nunca nos avergonzaremos de educar nuestros hijos e
hijas en la solidaridad y el apoyo mutuo. No nos ha avergonzado nunca que
los niños participaran de las actividades del Banc, ni tampoco que ahora se
solidaricen con la lucha para defenderlo. Más bien al contrario, educamos
personas consecuentes y responsables. Por esta razón, reivindicamos la
posibilidad de compartir con los niños y niñas momentos como este, cuando
todas juntas nos reapropiamos de la calle.

Sabemos que, bajo ninguna circunstancia, ni nosotros ni el resto de
compañeros y compañeras a las movilizaciones pondrían en riesgo a ninguna
criatura, es más, al contrario: nos sentimos defendidas y acompañadas.
Estamos orgullosas de participar en una lucha que desde el inicio ha sabido
generar el espacio para que todo el mundo participara. Ya lo dijimos «Con
cada gesto, cada acción, cada táctica, defendemos el Banco Expropiat».

Las personas que conformamos el Banc Expropiat o lo sentimos como propio
queremos para nosotros y para los niños una nueva forma de hacer las cosas
basada en el apoyo mutuo, así como eliminar la violencia y las
desigualdades de las relaciones individuales y colectivas. Por eso, ahora
que tanto se habla de quien son los «violentos», nosotros lo tenemos muy
claro:

– Violencia es ver escudos humanos donde sólo había chiquillería. Cuando
los Mossos y los medios ven a los niños y niñas como una amenaza son
ellos quien son un peligro por nuestros hijos e hijas.

– Violencia es que la policía disfrute de suficiente impunidad como para
que esté «normalizada» la posibilidad de que puedan hacer una carga a unos
niños. Ya hemos visto otras ocasiones como los Mossos d’Esquadra dan
golpes de porra a un menor, pero no hemos visto nunca que alguien tirara un
contenedor a un niño.

– Violencia es criminalizar las mujeres que por el hecho de ser madres
no han renunciado a seguir participando a las luchas en la calle y no
quieren encerrarse en el ámbito privado de la familia. Calificarnos de
malas madres, de irresponsables… Esta es la violencia que el patriarcado
ejerce cotidianamente para mantener el sistema capitalista. Si la utilizan
de nuevo es ante el miedo a que rompamos con las divisiones sexuales
también dentro de las luchas.

Estos días critican a madres y vecinas o criminalizan prácticas y
estrategias porque ellos también saben que juntas somos mucho más fuertes.
Por esta razón, madres, padres, yayas y niñas seguiremos participando en
cada lucha y seguiremos solidarizándonos también en la calle.

LAS CALLES SERÁN SIEMPRE NUESTRAS
CON CAPUCHA Y CON GLOBOS, EL BANCO SE DEFIENDE