[A las compañeras] sobre la nueva situación del Banc

Después de casi dos semanas de movilizaciones…

En primer lugar queremos mostrar nuestro agradecimiento a todas las personas que nos han dado apoyo; que han acudido y/o convocado movilizaciones en apoyo al Banc Expropiat; a todas las que habéis dado la cara y las energías para defenderlo. Después de dos semanas muy intensas en las que hemos tenido que cambiar de estrategia constantemente, ahora hemos llegado en un punto en el que necesitamos, tanto nosotras como los sectores de barrio con los que trabajamos, un descanso en las continuas movilizaciones. Necesitamos respirar y decidir con calma de que manera queremos proseguir con tal de conseguir nuestro objetivo: recuperar el Banc.

Puede que resultemos un poco pesadas, a lo mejor hay gente que piensa que no es un objetivo creíble, o que perdemos el tiempo manteniendo las actividades en la calle. Pero nosotras pensamos que, después de casi cinco años de existencia, el desalojo no puede acabar con la vida tan rica y tan variada del Banc. Es por eso que hemos decidido parar las manifestaciones, por tal de que las actividades puedan volver a salir a la calle y por tal de seguir construyendo la estrategia de defender el Banc, con capucha y también sin.

La última movilización grande fue este sábado, cuando volvimos a intentar entrar en el Banc. Lo intentamos y lo conseguimos, a pesar de que mucha gente se pensara que era un montaje, y posiblemente contra toda aquella gente que deseaba que así fuera. Sabemos que duró poco, ya nos lo esperábamos. No somos ingenuas, pero la nuestra es una lucha a largo plazo, y es una lucha que está enmarcada, como siempre lo ha estado, tanto en el barrio y en sus conflictos como en las diferentes luchas de Barcelona, intentando además poder dar voz a luchas que, aunque geográficamente alejadas, no por eso consideramos menos importantes.

Llegadas a este punto, pues, des de algunos lugares se nos ha expresado la necesidad de parar, mientras que desde otros se expresa la de mantener aun la tensión. El hecho es que al principio creíamos que las movilizaciones durarían cosa de seis días (tomando como referencia el efecto Can Vies), pero al final han sido trece. Son muchos días, y hemos decidido parar temporalmente para reunir fuerzas. Queremos convocar más movilizaciones, pero somos conscientes de la pérdida de una parte del apoyo que teníamos dentro del mismo barrio (una pérdida correlativa a la presión policial y a los conflictos que aparecen en situaciones como la nuestra), así como en colectivos externos que, como todo el mundo, disponen de una capacidad limitada de fuerzas disponibles para dedicar a otras luchas a parte de las suyas propias. Por eso creemos que tenemos que parar, tomar aire y ver como continuamos para recuperar el Banc, que para nosotras es mucho más que un espacio; es un punto clave en la lucha contra la gentrificación y la elitización del barrio; es un lugar común desde donde poner en cuestión la propiedad privada y el uso que se hace; un lugar donde continuar tejiendo redes de apoyo mutuo.

Una vez dicho todo esto, queremos volver a agradecer las muestras de apoyo recibidas y repetir que seguimos aquí, que no nos vamos. Ayer revistieron el Banc Expropiat con una segunda capa de planchas de acero, tal como si de una cebolla metálica se tratara. Volveremos a intentar pelarla.

Un abrazo a todas.

Anuncis