EN HOMENAJE A PABLO “VASO”

Hace apenas cuatro horas, he conocido la última decisión de nuestro compañero Vaso y justo un par de horas antes miraba una foto en la que compañeras y compañeros se despedían de Pablo Molano. Casualidad o no, hoy cinco de agosto del 2018, se me presentan la pérdida (en pasado y en presente) de dos luchadores sociales.

Yo no era amigo de Vaso, ni siquiera compartíamos militancia en los mismos colectivos, no cenamos nunca juntos, ni tuvimos largas conversaciones…. decir lo contrario sería mentir y aquí no estamos para ello.

Nos conocíamos y nos apreciábamos, cada cual en su lugar, pero dentro de un mismo espacio anti-autoritario, donde compartíamos muchas amistades comunes. En definitiva, Vaso era un compañero de ideas y prácticas, y por ello uno de “las nuestras”.

Cuando Vaso se instaló en Barcelona, por aquel 2011, l@s compañer@s de Zaragoza (con l@s cuales coincidió en los diferentes asaltos Contra-culturales, manifestaciones, jornadas, en el CSO Kike Mur, en el CSA La Revuelta), me comentaban que era un buen “fichaje”.

Vaso se formó en las ocupaciones CSO Mercaos, CSO el Adoquín, CSO La Vieja Escuela, por supuesto en el CSO Kike Mur, en el grupo de apoyo del 4F de Zaragoza, en las manifas y en los grupos de punk más crítico con el consumo de drogas, formando parte de diferentes bandas como Mopkobb, Hagen Diaz, Perrito Bravo, Plaga, Deserción, Antidroga. Participó en el programa de Radio Chabolo “Cuanto más rápido y guarro mejor”.

Vaso ante todo radiaba energía, nobleza, coraje, tenía compromiso tanto con “su gente” como con sus ideales Anarquistas.

Siempre estuvo dispuesto a cuidar de las personas cercanas, tanto en lo cotidiano, como con la práctica de la medicina China, habiendo estudiado la carrera de Acupunturista y ejercía el oficio primero en su casa y luego con el tiempo, en un pequeño despacho en el Ateneu Llibertari del Palomar.

Era de aquellas personas que sabían parar el reloj, bajarse y dedicarse a sus seres queridos y en estos tiempos que corren, de atomización, rentabilidad y relaciones ficticias mediadas por las tecnologías, es un valor añadido.

En marzo del 2015 fue detenido junto con otras compañeras anti-autoritarias en la denominada Operación Piñata, siendo una de las cuatro personas que se negaron en ir a firmar (medida cautelar que la Audiencia Nacional impuso a todas las procesadas) abriendo una vía de insumisión a unas medidas que solo buscan someter y humillar, así como delimitar el movimiento a aquellas que sufren la represión por parte de los aparatos de inquisición política del Estado.

En los últimos años, participó del grupo anarquista Elissa, colectivo libertario de Sant Andreu que impulsó la ocupación de La Cinètika y tiempo después en la creación del Sindicat de Barri de St. Andreu  y últimamente se había afiliado a la CNT.

Vaso no se detenía, siempre a la cabeza de poner el cuerpo, la imaginación y el corazón, buscando el seguir, seguir, seguir… para llevar adelante la protesta social, el ideal de libertad y el compromiso como bandera de luchador social. Participó en infinidad de ocupaciones, tantas que será difícil contarlas y las defendió con coraje e inteligencia, ante los matones, las miserables sanguijuelas especuladoras o sus esclavos agradecidos, haciendo el esfuerzo de auto-formarse para vencer a cualquier tipo de cerradura o puerta blindada que defendiera la propiedad privada.

Forjó su familia en la lucha, entre las compañeras. Supo mostrar su solidaridad con todos aquellos colectivos o personas que plantearan lucha contra el estado, sus cárceles, la explotación laboral o las desahuciadas. metiéndole horas y horas al compromiso militante, a los conflictos que en cada momento se presentaran.

Nos enseñó que todo en la lucha es importante, desde barrer y fregar un local, encartelar, ir a un piquete, una ocupación o una asamblea: no le costaba arremangarse para coger el mocho o para colocarse detrás de la barricada para lanzar, ayudar y volver a lanzar.

Y siempre fue un placer encontrarlo, como ocurrió en mi última ocasión, en su “última” ocupación en Sant Andreu, con ropa de trabajo, herramientas y manos manchadas.

Vaso (y ayer Molano) han dejado un hueco muy grande, grandioso, inmenso, tanto para la familia que eligió, para l@s compañer@s, en los amores, en las amistades y en todos los espacios y afinidades de lucha social en los que participaba.

Compañeras, en este momento histórico,seamos más tolerables con nosotras mismas y tomemos nota de que todas somos imprescindibles, pero no por ello nos justifiquemos nuestras miserias y confort´s a las que tantas otras antes renunciaron.

Salgamos de las dinámica auto-destructivas y apreciemos la vida, por más que nuestros corazones se nieguen a aceptar tanta crueldad, miseria, autoridad y obediencia.

Salud y fraternidad
Alexandre Maurice Jacob y Las Trabajadoras de la noche.

Anuncis